Revista Freudiana

Freudiana nº 66

septiembre/diciembre 2012


EDITORIAL

Un número de Freudiana diferente, singular. El último de nuestro equipo y con el que nos despedimos. El presente número recoge el no todo de lo expuesto durante el curso 2011-2012 en el espacio del pase de la Comunidad de Catalunya de la ELP, espacio llevado en esta ocasión por Guy Briole, AE en ejercicio. Cada texto editado es el producto inédito de la elaboración de un miembro de nuestra Escuela Una sobre el tema del pase, causado por él. En cada una de las secuencias coordinadas por G. Briole, las intervenciones puestas en resonancia con su enseñanza de AE y el curso de Jacques-Alain Miller “El ser y el Uno”, dieron lugar en algunas sesiones a conversaciones muy vivas. Conversación sobre el pase. Lo que no sabemos, es como la Comisión nombró el agujero que causó esas valiosas elaboraciones.

El término conversación apunta a la producción de un saber sin garante, es la puesta en acto de un vacío en el saber, la manifestación de la de su posición del saber del Otro, y por eso creemos que es la modalidad más afín a nuestra Escuela. Con ella se trata de producir un marco de no saber para que las elaboraciones que va produciendo la transferencia de trabajo tengan un lugar. Agujerear el saber es precisamente lo que puede resultar difícil para el neurótico a menudo enfermo del Sujeto supuesto Saber, intimidado por lo ya sabido. De ahí la afirmación de J.-A. Miller cuando dice que, con el pase, un AE nos cuenta una hystoria que es la epopeya de su lucha con el Sujeto supuesto Saber, de cómo consiguió separarse de su fascinación por los inventos del Otro, y cómo esta separación le permitió agujerear el saber para poder inventar. Un testimonio contiene también la paradoja de que su autor pueda hystorizar precisamente cuando ha dejado de creer en la posibilidad de hacerlo, cuando se ha desidentificado de su historia. El AE sería aquel que habría consentido a lo irreductible para poder bordearlo con el tejido de su verdad mentirosa, verdad que consiente a ser mentirosa por su irremediable distancia con lo real. Además los testimonios de pase tienen la particularidad de causar la elaboración de algunos puntos del propio análisis de quien los lee, pues, en efecto resulta difícil leerlos sin preguntarse cómo fue eso en el caso de uno.

Este número constituye la prueba en acto de la transferencia de trabajo de nuestra comunidad y de su deseo de pase. Es la demostración del pasaje de un saber supuesto a un saber expuesto y, por parte de algunos que han llegado al final de su análisis, de su consentimiento en dejarse engañar y trabajar a partir del S_Atachada.jpg.

Una lectura que promete.

Isabelle Durand
isabelledurand8@yahoo.es