Revista Freudiana

Freudiana nº 50

mayo/agosto 2007


EDITORIAL

¿Cuál pensáis que es el agalma de Freudiana? Se trataba de una pregunta práctica que Rosa Calvet, actual Directora de la BCFB, nos dirigía a unos cuantos. Se trataba en definitiva de publicitar la revista, en la sección de la Librería, de la web. En qué términos exponerla. Y ¿qué responder a semejante pregunta? ¿Son los artículos que Jacques-Alain Miller nos permite publicar en cada número? ¿es la colaboración de otros tantos autores, de Europa y de América, que se han hecho un nombre en la producción teórica y clínica dentro del psicoanálisis? Ciertamente, algo de esto hay. Lo cierto es que, entre el momento de esa pregunta y el ahora, nos han llegado a la redacción varios comentarios de colegas que trabajan en distintas Escuelas en el mundo: Freudiana es una de las revistas más solicitadas y leídas en sus respectivas Escuelas, nos dicen. Y al interior de la Comunidad que la e-labora, Vicente Palomera y Toni Vicens, entre otros, confiesan sin ningún embozo que Freudiana les es muy querida.

En efecto, de eso se trata, de que al principio era el amor. Un principio que principia, cada vez otra vez, en cada número. Así desde el número Uno, hasta ahora que harán Cincuenta. Del 1 al 14, bajo una cubierta discreta, que ocultaba invaluables textos inéditos del propio Jacques Lacan; para luego -y gracias a la integración de Carlos Rolando en el equipo- realzar sus portadas al nivel del arte de su diseñador. Así ha sido Freudiana hasta ahora: interesante, constante, puntual la mayoría de la veces, tardía en otras... Aunque esto último tampoco está mal. También es cosa de hacerse desear...

Ha correspondido a nuestra comisión -inmerecidamente, habremos de recalcarlo- oficiar la celebración de su número Cincuenta. Inmerecidamente porque no hemos hecho más que comenzar. Ocho equipos nos han precedido, 9 Directores: Horacio Casté, Antoni Vicens, Jorge Sosa, Shula Eldar; Alicia Calderón de la Barca, Elvira Guilañá, Eugenio Díaz, Daniel Cena y José Manuel Álvarez, y muchos colegas que han participado y que no podemos nombrar por falta de espacio. Pero ellos lo saben: han contribuido con su mejor hacer. Pasándose el relevo de su cuidado han hecho de la revista lo que hoy es.

De manera que este número que hemos pretendido que fuese especial, no puede ser sino como los otros, sólo es portador de la elaboración de una Comunidad que sigue la Orientación Lacaniana, bajo la afinada guía de los Cursos de Jacques-Alain Miller. Es sólo eso y mucho más. Todo lo que sus lectores quieran depositar en el cascarón vacío que la conduce hacia -¿por qué no?- ¿otros cincuenta más?

Este número en particular, contiene la continuación de las clases que J.-A. Miller dedica al seminario El sinthome, al momento de abordar este seminario, crucial en la última enseñanza de Jacques Lacan.

Como siempre contiene también las actividades que se han organizado en la Comunidad. El Sábado de la Orientación Lacaniana del 14 de abril, Hacia el Pipol 3. Psicoanalistas en contacto directo con lo social, Jornada de preparación del Encuentro Europeo que tuvo ya lugar, en junio, en París. También incluye algunas de las ponencias presentadas en el encuentro en Homenaje a Rosine y Robert Lefort, celebrado el sábado 16 de junio. Una forma de "trabajo de duelo" por la pérdida de estos dos analistas que han dejado una marca importante en la historia del psicoanálisis en esta ciudad y en España.

En el espacio del pase que ya no es lo que era según explica Fabián Naparstek, Estela Paskvan, por su parte, expone las posibilidades de lo que puede ser.

Reunidos en uno solo el espacio de Conceptos y el de Clínica, y con el punto bisagra de la Psicosis, incluimos los trabajos de Esthela Solano y Gustavo Dessal.

En Síntomas de la Cultura y como producto de un cartel, Alín Salom reflexiona sobre el papel de la escritura en Flaubert.

A continuación agregamos un apartado para señalar Un hito, se trata sólo de señalizar este número, poniendo en él una marca. Tal como así lo hacen Antoni Vicens y Carlos Rolando hablando de Freudiana.

Y para terminar como siempre, dos reseñas, dos libros presentados por Paloma Larena y Alicia Calderón de la Barca.

Myriam Chang Ramos
mcchang@copc.es