Revista Freudiana

Freudiana nº 47

mayo/agosto 2006


EDITORIAL

El presente número de Freudiana está marcado por el vector que ha orientado a la comunidad analítica del Campo Freudiano estos dos últimos años de trabajo hacia el V Congreso de la AMP, que se celebra en Roma en julio de este año bajo el título El Nombre del Padre. Prescindir, servirse de él.

Así, el excelente artículo de Jacques-Alain Miller, “Lectura crítica de ‘Los complejos familiares’ de Jacques Lacan”, ofrece una más que práctica y precisa brújula de trabajo para orientarse respecto al sentido y a la significación de “los complejos familiares como formación del individuo”, además de un profundo análisis de muchos de los conceptos que solemos utilizar y el radical alcance que poseen para la teoría y la clínica de todos los días. La sección La Escuela Hoy, reúne una serie de muy importantes trabajos teóricos con estrechas articulaciones clínicas, en los que se demuestra que el cuerpo en psicoanálisis se dice, y además es fundamental y profundamente erógeno .

Las patologías que se abordan en esta sección ponen en primer plano el cuerpo, pero de otra forma que la “clásica”, En efecto, mientras que en la actualidad el sujeto se puede presentar como no pasándole apenas nada, es su cuerpo mismo el que se da a ver como un síntoma, su cuerpo se sintomatiza en la agitación permanente de la hiperactividad, en el continuo abuso hacia el cuerpo del otro en el Bullying, en la delgadez extrema y a veces cadavérica de la anorexia, en ese extraño ejercicio de llenado y vaciado bulímico, etc.

Lo «nuevo» hoyes poner en juego el cuerpo a todos los niveles: desde el suicida de la autopista, continuando por muchas de las formas de maltrato, siguiendo por la cirugía corporal, añadiendo toda la patología -cada vez más creciente- arriba señalada y finalizando por todas las creaciones tipo piercing, tatoo, body-art y sus performances a lo Bob Flanagan, Orlan y compañía, hasta llegar a los deportes X-treme.

Lo extraordinario es que el síntoma en estos casos se corporiza, acaba haciendo cuerpo, es decir, el síntoma hace cuerpo -gordo, delgado, tatuado, atravesado, operado, malherido, golpeado, mutilado, violado, envenenado, explosionado, suicidado, muerto, matado, etc.- en una operación de entrega a la voraz y siempre insatisfecha mirada del Otro que todo lo traga: la de la cámara del móvil, la de la pequeña pantalla de TV, la del PC, la de internet... , etc. Es, sin duda, la época del espectáculo de los cuerpos y en lo que en ellos acontece, sin exterior ni interior y, por tanto, sin intimidad...

Así que se pasa del cuerpo como algo a tratar -por ejemplo, en la toxicomanía-, al cuerpo mediante el cual el sujeto trata algo.

Los trabajos que se agrupan en La Escuela Hoy demuestran hasta qué punto la introducción de la palabra, de la transferencia y de una clínica orientada por lo real entrega al sujeto la posibilidad de encontrar otras formas menos atroces y dolorosas de abordar la falta del Otro.

La temática del Nombre-del-Padre, pivote del citado Congreso, se desarrolla desde diversas perspectivas a lo largo de todos los trabajos que el lector podrá encontrar en la sección Temas cruciales, mostrando a su vez la actualidad siempre renovada de la interrogación freudiana: ¿Qué es un padre?

No terminaremos sin mostrar nuestro entusiasmo ante el recibimiento del último libro de nuestro querido colega José María Álvarez Martínez, titulado “Estudios sobre la psicosis” que, a buen seguro, se convertirá en un referente en el mundo de la psiquiatría y la salud mental, ya que como se señala en el Aposento de los Libros: “Es un libro que muestra una posición de combate de muchos clínicos dispuestos a pelear por subordinar el bíos de lo biológico al bíos de lo biográfico, por sostener la concepción freudiana del síntoma, por cuidar el trato con el psicótico, por aceptar como premisa inevitable el que la verdad en el psicótico fluye por diversos caminos, por devolver al loco el fardo de sus obligaciones, por la defensa a ultranza del modelo de la psicosis única y, en definitiva, por la necesaria recuperación de Freud por parte la psiquiatría, que habrá de buscar en él su verdadero rumbo cuando despierte de su letargo fisiológico y no caiga en el activismo ciego de las prácticas conductistas”,

josmail@wanadoo.es
José Manuel Álvarez