Revista Freudiana

Freudiana nº 45

septiembre/diciembre 2005


EDITORIAL

Desde la aparición del legendario número 1 de Freudiana hasta este número 45 que el lector tiene en sus manos, han transcurrido 15 años. Han sido, por tanto, 45 números editados cada uno de ellos cuidando la exposición y el desarrollo de otros tantos argumentos teóricos y clínicos surgidos del interior mismo del dispositivo analítico y en éxtima conexión con lo más actual de la problemática subjetiva de nuestro tiempo. Buen ejemplo de ello fue aquel número 1 dedicado fundamentalmente a dos temas que siguen formando parte de la más candente actualidad: «Nosotros y la Muerte» y «Sobre el racismo».

Igualmente este Freudiana 45 expone y desarrolla otro a¡;gumento de plena actualidad, al tomar como su eje central una amplia selección de trabajos presentados en la Jornada «La clínica del CPCT» -Síntomas actuales, deslocalización y exclusión social, angustia y urgencia subjetiva- que tuvo lugar en Barcelona el día 7 de Octubre de 2005 con motivo del primer año de funcionamiento del Centro Psicoanalítico de Consultas y Tratamiento (CPCT). Institución que, tal y como ha señalado su Directora Elvira Guilañá, extrae su fuerza material: «De cada inicio de tratamiento, de cada demanda de análisis suscitada, ya que son cada vez una enseñanza para la comunidad analítica en tanto se realiza desde una nueva perspectiva de la aplicación del psicoanálisis, desde la actualidad del psicoanálisis de orientación lacaniana en el siglo XXI, en la invención de un nuevo espacio vinculado a la Escuela y abierto a lo social. Las condiciones de funcionamiento del CPCT, la duración del tratamiento y su gratuidad ponen en juego estos significantes-amo de lo social y movilizan el deseo del analista en el sentido del acto analítico y en el sentido de la (acción analítica’, en la apuesta sostenida día a día de incidir en las nuevas formas del síntoma».

El lector podrá comprobar cómo en cada uno de los trabajos presentados en aquella Jornada, en cada uno de los detalles teóricos y clínicos, en definitiva, en cada una de las exposiciones de esa praxis tan singular como lo es al fin y al cabo la experiencia psicoanalítica, se ponen en juego los conceptos fundamentales de la orientación elaborada y transmitida por Jacques Lacan; resultando de ello efectos terapéuticos sensiblemente diferentes a los que se nos vende con ese marketing de andar por casa de la psicoterapéutica actual. También se podrá apreciar con suma nitidez cómo dan respuesta, cada uno a su manera, a lo que nos atreveríamos a llamar «la ideología del número diabólico» -ideología que se ha apoderado de todos los sistemas de gestión de la salud-, y de la cual el lector podrá leer una extraordinaria arqueología en el texto de Jacques-Alain Miller; «El hombre sin cualidades».

Desde otra vertiente, los textos de la sección Temas Cruciales y Síntomas de la Cultura, debaten con argumentos clínicos y epistémicos contra ese up-date de la viejísima Psicología del Yo, ahora con olor a refrito conductista y recalentado con las nuevas técnicas de training y management, como son las TCC; responden a la actual nosografía que borra el síntoma en «beneficio» del trastorno y del síndrome; critican la concepción científica de la enfermedad mental derivada de la alianza de la psiquiatría biológica con la psicología cognitiva; realizan un recorrido clínico sobre el tormento de las modernas ciencias de la comunicación, es decir, ponen el dedo en la llaga de lo «imposible de comunicar»; y trabajan con casos clínicos sobre la construcción del equívoco y la concepción de la neutralidad analítica en la dirección de la cura.

Freudiana no podía cumplir 15 años de existencia en el mismo año del aniversario del sin par Don Quijote de la Mancha sin incluir un artículo sobre «Don Quijote autor de Cervantes» del escritor Alberto Manguel y una reseña sobre el libro «Psicoanálisis y arte de ingenio. De Cervantes a María Zambrano», para brindar nuestro particular homenaje a un autor y a su insigne caballero, Don Quijote, ejemplo extraordinario -entre otras muchísimas cosas- de que lo más universal del sujeto es su más profunda, íntima y muy saludable división.

josmail@wanadoo.es
José Manuel Álvarez