Revista Freudiana

Freudiana nº 38

mayo/agosto 2003


EDITORIAL

La transferencia es un concepto fundamental del psicoanálisis. Descubierta en los inicios de la práctica psicoanalítica como un fenómeno que hacía obstáculo al desarrollo de la cura, fue designada por Freud como el motor fundamental de la misma. Sin transferencia no es posible el psicoanálisis, pero para responder a sus efectos es necesario, como indica Lacan, “conocer los planos de la casa”.

El analista debe poder soportar la transferencia para sostener el acto analítico. Que esta tarea no resulta fácil nos lo muestra la historia del propio movimiento psicoanalítico a través de sus diferentes concepciones de la transferencia. El drama inaugural de Breuer con Anna O. ilustra la mortificación a la que puede conducir situarse en el lugar del Otro de una manera ciega.

La neutralidad psicoanalítica fue concebida por Freud para responder tanto a las pasiones que desataba la transferencia como a la tentación del practicante de situarse en el lugar del Otro. La recomendación freudiana dirigida al analista de no identificarse con el prcfeta, el salvador, o el redentor apunta a ello.

El concepto de contratransferencia no es freudiano. Surge en los años cincuenta y sumerge el dispositivo analítico en el oscurantismo. La génesis de dicho concepto} sus causas y consecuencias marcan de forma indeleble a la corriente psicoanalítica que desconoce la enseñanza de Jacques Lacan.

Las dos clases del curso de la orientación lacaniana impartido por Jacques-Alain Miller que publicamos en este número de Freudiana se desarrollan en torno al concepto de coniratransferencia, abordándolo a partir de tres razones fundamentales:

1- El concepto de contratransferencia nos permite construir la lógica de la historia del psicoanálisis.

2- El concepto de contratransferencia nos da una perspectiva de la enseñanza de Jacques Lacan modulada como diferentes momentos de rechazo del mismo.

3- La referencia a dicho concepto nos ofrece los medios para responder a la pregunta: “¿Qué es ser lacaniano?”

Los escritos de los miembros de la Asociación Mundial de Psicoanálisis que contiene este número son también otras respuestas a la pregunta que en la actualidad nos atañe. Agradecemos a nuestros colegas su amable autorización para su publicación en este nuevo número de Freudiana.

Daniel Cena