Revista Freudiana

Freudiana nº 27

septiembre/diciembre 1999


EDITORIAL

Este número de Freudiana publica el testimonio realizado por V Palomera el pasado mes de julio en Barcelona, con el cual inició sus enseñanzas como AE que se desarrollarán a lo largo de tres años. En la nominación de Analista de la Escuela, la Escuela responde por las garantías de formación que otorga en su articulación clínica, política y ética. Con este testimonio V Palomera anuda el psicoanálisis en extensión e intensión en la articulación de las cuestiones cruciales del análisis con puntos determinados de la teoría.

La Escuela como experiencia inaugural orienta también los debates iniciados sobre las garantías analíticas. En los artículos de A. Vicens y]. Sosa, encontramos sendas elaboraciones en torno a este tema y en torno a la posición del analista en la sociedad contemporánea Los artículos que se incluyen en el apartado de conceptos y matemas se orientan en la subjetividad moderna efecto de una época marcada por el desdibujamiento del Otro, la primacía del discurso de la ciencia, la caída de ideales y los cambios en el tejido social. ¿Qué dice el psicoanálisis sobre ello? ¿Cómo leer el momento actual? ¿En qué incide en la clínica? Los textos de E. Laurent y L. D’Angelo forman parte de una serie de conferencias que se impartieron en la Sección Clínica de L’ Íle-de-France bajo el título propuesto por J.-A. Miller: “El inconsciente homosexual” y que fueron publicadas en francés en la revista La Cause freudienne, núm 37. E. Laurent realiza un interesante y amplio recorrido sobre las nuevas formas de la homosexualidad, sus nuevas acepciones, y las aceptaciones y controversias que estas originan, y L. D’Angelo destaca la posición ética de Freud y sus elaboraciones epistémicas y clínicas frente a las concepciones de su época en torno a la homosexualidad, aportando una nueva e interesante visión de la posición de Freud ante el tema. Los textos de F. Vilà y de J. Rambeau nos muestran los efectos de las nuevas formas de la subjetividad moderna en una época en que cada vez más se constriñe la clínica a peritajes, validaciones y evaluaciones y la toma de posición que para el analista implica esta modalidad de demanda social. Preguntas y toma de posición de la que dan muestra los casos clínicos presentados por M. Alvarez y H. Casté respectivamente.

En el apartado de lecturas, dos elaborados comentarios en torno al escrito de Lacan “Kant con Sade”. El de A. Calderón nos permite seguir en el texto la tesis de Lacan de que La filosofía en el tocador da la verdad de la Crítica ... , el de M. Chang a partir de la cita del personaje de A. Jarry “el padre Ubú “, sigue las referencias de Lacan a este autor a lo largo de los Escritos.

En el apartado Work in progress F Estévez parte de las conclusiones a las que llegó a partir de su tesis doctoral, para realizar un interesante recorrido por los textos psiquiátricos de Lacan.

Dos comentarios bibliográficos, uno sobre el libro de J. -A. Miller, Política lacaniana y otro sobre el Psicoanalista y sus síntomas, que incluye artículos de varios autores centrados en los efectos de las primeras nominaciones deAE en la EOL, y una conferencia deJ.-A. Miller sobre “El analista-síntoma”, realizados por J. Sanahuja y M. Álvarez respectivamente, nos dan una muestra de la producción de nuestros colegas en torno al momento actual de nuestra comunidad psicoanalítica.

Elvira Guilañá