Revista Freudiana

Freudiana nº 23

mayo/agosto 1998


EDITORIAL

El alcance del psicoanálisis ha sido el tema planteado para las IV Jornadas de Catalunya, en noviembre de 1997. Formulación de un posible “¿hasta dónde?” y también un modo de cuestionar los sueños imaginarios del todo, una respuesta al “todo es posible” que es el sueño engañoso ofertado por la ideología cientifica y sus instrumentos en las postrimerías de este siglo.

El tema de las Jornadas se introduce con una ilustración de la paradoja de Zenón sobre Aquiles y la tortuga -cuya imagen utilizamos para nuestra portada- tema que también interesaba a Jorge Luis Borges y de la que nos dejó un acopio de informes para una ilusoria “Biografía del infinito” de la que alguna vez, nos dice, anheló compilar su “móvil historia”. Borges nos recuerda esa perpetua carrera del héroe y la tortuga: “Aquiles símbolo de rapidez, tiene que alcanzar a la tortuga, símbolo de morosidad. Aquiles corre diez veces más ligero que la tortuga y le da una ventaja de diez metros. Aquiles corre esos diez metros, la tortuga corre uno; Aquiles corre ese metro, la tortuga corre un decímetro; Aquiles corre ese decímetro, la tortuga corre un centímetro; Aquiles corre ese centímetro, la tortuga un milímetro: Aquiles Pies ligeros el milímetro, la tortuga un décimo de milímetro y así infinitamente, de modo que Aquiles puede correr para siempre sin alcanzarla …" Borges concluye: “Zenón es incontestable en la medida en que atenta a la realidad del espacio y el tiempo. ¿ Tocar a nuestro concepto del universo, por ese pedacito de tiniebla griega? se interrogará mi lector.” Avatares de la tortuga que resiste, como lo real, mostrando lo imposible para los participantes de la carrera en llegar todos hasta un punto de igualdad; “allí es donde el psicoanálisis es algo distinto que una psicología”, dirá Lacan en Aún.

El tema de la actualidad y alcance del psicoanálisis a fines del siglo XX se plantea como una consecuencia del anterior trabajo sobre el concepto psicoanalítico del síntoma, su función y sus usos y, articulando síntoma y contemporaneidad, es también una propuesta de riflexión sobre el síntoma en su dimensión social. Por otro lado, ese alcance del psicoanálisis se pone a prueba, cada vez, en la actualidad de la Escuela con la apuesta del Pase como modo de abordar la lógica particular de la conclusión de una cura.

Es en ese sentido que en este número de FREUDIANA encontraremos diferentes formas de respuesta al tema. En la Conferencia de clausura de las Jornadas, Eric Laurent, actual presidente de la EEP, plantea releer la “Etica del Psicoanálisis” a partir de la reinterpretación del propio Lacan sobre la posición de lo real, del goce y la culpa en la experiencia analítica como modo de interrogar la política de hoy. Enlaza también la aportación de J-A.Miller con su sintagma parternaire-síntoma como brújula orientadora de que el lazo con el Otro no hay que buscarlo por el lado del amor sino por el lado de la pulsión. En otras aportaciones a debates de actualidad, el tema de las nuevas filiaciones, de la condición femenina y del final del análisis en Freud y en Lacan.

En el apartado sobre “Enseñanzas del Pase” los testimonios de las dos nuevas A.E., miembros de nuestra Sección, abordan la singularidad de su recorrido y de su conclusión con sus diferentes estilos.

De particular interés y actualidad la conferencia del esloveno Slavoj Zizek, lúcido lector de Lacan, que adelanta una teoría psicoanalítica de la ideología a partir de una diferencia entre ficción simbólica y fantasma con la cual intenta dar cuenta del nudo pre-ideológico de la ideología, el soporte fantasmático que estructura el goce en La Cosa nacional.

La cuestión de la elección de objeto en el obsesivo y la función que cumplen los tóxicos en la particularidad del sujeto conforman el resto de los artículos de la presente edición. Nuestro habitual “Aposento de los libros” incluye dos interesantes reseñas sobre textos editados recientemente en Buenos Aires y Córdoba, Argentina.

Alicia Calderón de la Barca