Revista Freudiana

Freudiana nº 19

enero/abril 1997


EDITORIAL

Si en 1901 Sigmund Freud incluye al síntoma dentro de la misma serie junto a las formaciones del inconsciente, en 1926 da de él una definición en la que apunta directamente a la vertiente pulsional, “signo y sustituto de una satisfacción pulsional como resultado de la represión”.

Algo se satisface en el síntoma mismo y ese es un gran descubrimiento freudiano. Fue destacado por Jacques Lacan en una conferencia en Milán, en diciembre de 1967, en la que señala que los psicoanalistas saben que “la verdad halla en el goce cómo resistir al saber” por lo que el síntoma es una verdad que la razón no acredita.

Es lo que justifica que se diga que lo que está en juego en el psicoanálisis es una satisfacción pulsional y que la cuestión que se plantea en la clínica, en consecuencia, es cómo conseguir para el sujeto un nuevo arreglo con el goce.

Esta cuestión central fue el tema de las III Jornadas de la EEP- Cataluña que se realizaron en Barcelona los días 29 y 30 de noviembre y 1 de diciembre de 1996, en la Casa de la Caritat, con el título “Formas y usos del síntoma”.

Hubo una novedad en la organización, la combinación de dos modos diferentes de trabajo: el de Seminario según el deseo expresado por nuestro invitado Jacques-Alain Miller y la habitual presentación de ponencias y su discusión en plenarias y salas simultaneas. Esta nueva modalidad con la consiguiente expectación que logró despertar dotó a estas III Jornadas de una particular agilidad.

Freudiana publica en este número el Seminario completo dictado por Jacques-Alain Miller en dichas Jornadas. El tema del mismo fue el comentario minucioso y esclarecedor de un binario de S. Freud, constituido por dos de sus Conferencias de Introducción al psicoanálisis: la N° XVII -Der sinn der Symptom- “El sentido de los síntomas” y la N°XXIII -Wege zur Symptom Bildung- “Los caminos de la formación de síntoma” que se encuentran en la parte III de la Doctrina General de las neurosis y cuya lectura recomienda J.Lacan en la Conferencia de Ginebra sobre el síntoma en 1975.

En el despliegue y desarrollo de su exposición jacques-Alain Miller da los elementos necesarios para justificar su ciftrmación “que toda la enseñanza de J. Lacan podría ser situada como un comentario sobre ambas conferencias freudianas, entre Sinn y Bedeutung”. Ellas marcan el camino mismo de la construcción de la enseñanza de Lacan, un binario vectorizado.

Seleccionamos para este número centrado en usos y formas del síntoma, la publicación de una plenaria que trata el tema del síntoma en la línea política que refiere a sus destinos, otros sobre fenómeno y estructura elemental y trabajos clínicos sobre el síntoma y el fantasma, textos que forman parte de la producción presentada en estas jornadas y de la que seguiremos dando cuenta en el próximo número.

Alicia Calderón de la Barca