Revista Freudiana

Freudiana nº 16

enero/abril 1996


EDITORIAL

¿Qué diagnóstico se debe esperar de un psicoanalista?

Podríamos responder que lo que se debe esperar es un diagnóstico verdadero.

Para ello es preciso estar a la escucha de un discurso en el que la estructura del sujeto se revelará idéntica a su palabra. Es lo que nos enseña el psicoanálisis.

Dejarse llevar por la dimensión de error, de equívoco en la que se desarrolla normalmente todo discurso implica por sí mismo una suposición: la mentira es constituyente del sujeto del inconsciente y por esta razón misma ella apunta a la verdad.

Es lo que orientó a Freud por el camino de los fallos del lenguaje a través de los cuales pudo demostrar de qué manera “la verdad caza al error por el cuello de la equivocacion”, como señala Lacan en el Seminario 1.

Sobre lo que no hay que errar, sin embargo, es sobre el sujeto. Es esta la responsabilidad del analista: saber quién es el sujeto al que dará "acuerdo y fé"(Escritos 2, pag. 98); es decir, dar cuenta en qué modo de falta se ha constituido.

Las II Jornadas de la EEP-Catalunya fueron presentadas con el título: "Equivocarse en el diagnóstico". Tuvieron lugar en el mes de noviembre y estuvieron dedicadas a reflexionar sobre los problemas, las dificultades, las preguntas que se plantean alrededor de este tema. Un volumen preparatorio las precedió ofreciendo una puntuacion de sus principales coordenadas teóricas.

Las corrientes actuales del pensamiento psiquiátrico no se orientan en la dirección de una clínica del sujeto; tienden a excluir su dimensión dialéctica en favor de una objetivación de los síntomas. La clasificación toma como referencia la conformidad a una serie de rasgos cuya frecuencia y constancia deben asegurarse suficientemente para justificar la inclusión del sujeto en una clase. Se pretende constituir así entidades diagnósticas que representen los malestares mas modernos.

Recogemos en este número una parte de las contribuciones de nuestros colegas a la riflexión sobre el diagnóstico y la estructura, una cuestión que tiene repercusiones amplias y que concierne directamente a laforma de respuesta del psicoanalista comprometido en la sociedad, a través -por ejemplo-- de su intervención en el ámbito de las instituciones que ésta ha creado para responder al sufrimiento individual: las de Salud Mental.

La clínica, las experiencias hechas en el marco institucional, la elaboración de algunos puntos de la teoría se reflejaron en las diferentes ponencias. Publicamos, en esta ocasión, aquellos trabajos que han llegado a nuestra redacción.

Esperamos un efecto. El objetivo de una publicación es poner en circulación el producto de una elaboración del saber para que éste sea debatido, para que inquiete. De lo contrario, puede permanecer fijado en la quietud que conlleva la palabra impresa.

En el mes de febrero escuchamos el testimonio del primer AE de nuestra Escuela. Bernardino Horne habló ante un público amplio sobre algunas de las conclusiones a las que lo condujo su propio análisis. Expuso su recorrido analítico destacando la manera en la que el trazado de la historia individual se hace idéntico al deseo que la anima.

El deseo de saber emerge al final cuando el analizante se separa del objeto que, al caer, puede ser nombrado.

Relámpago, sorpresa, alegría, entusiasmo.

El dispositivo del pase es un paso más en la via nueva que se abre y permite construir, dar en la clave de la lógica de la cura. Al dar una vuelta mas, al hablar a otros puede verificarse que lo que queda se articula al deseo de saber y éste a una transferencia de trabajo que se inscribe en la Escuela.

Shula Eldar