Revista Freudiana

Freudiana nº 72

septiembre/diciembre 2014


EDITORIAL

Es un desafío para el psicoanálisis encontrar formas de existir en este siglo en el que apenas quedan consistencias no letales del naufragio de aquel viejo paradigma del que surgió. Ya no hay amo que posibilite su reverso aunque sí su retorno en lo real.

Las piezas jugosas para orientarnos hoy las encontramos, misteriosamente, en nuestro propio discurso, el de nuestra cosecha, que obtenemos trabajando sin cesar sobre las emanaciones de la última y ultimísima enseñanza de Lacan.

El dicho de J. Lacan sobre la relación sexual, como lo planteó J-A. Miller en su conferencia de clausura del último congreso de la AMP, en París, es nuestro oráculo en este imperio de la técnica que se extiende sobre las civilizaciones más diversas del planeta. No se trata de rendir las armas ante sus síntomas, que llaman a la interpretación.

La crisis actual de las clasificaciones de los trastornos mentales, perfectamente observable en una hiperinflación diagnóstica y una sobremedicación de la población adulta e infantil, Éric Laurent nos enseña a leerla como una oportunidad de aumentar la fuerza del desafío a los protocolos universales, permitiendo, para cada cual, usos posibles del encuentro ineludible con un modo de etiquetado.

Salir de los caminos trillados, apuntar a franquear el muro del lenguaje para mantenerse lo más cerca posible de la experiencia, hacer un uso “off label” (fuera de indicación) de las categorías que proponen los especialistas de la salud mental, son indicaciones extraídas de los textos que componen este, para mí, sexto y último número de Freudiano, todos ellos orientados por el pensamiento de Jacques Lacan. Ha sido un placer encargarme de su dirección.

Pepa Freiría
pepafreiria@gmail.com