Revista Freudiana

Freudiana nº 82

enero/abril


Este es un número especial para Freudiana porque en él rendimos homenaje a dos personas que han sido referencias muy importantes para el psicoanálisis de orientación lacaniana y que hoy ya no están con nosotros: Judith Miller y Serge Cottet. Judith Miller, Presidenta de la Fundación del Campo Freudiano, fue la impulsora de muchas causas en favor del psicoanálisis de orientación lacaniana en el mundo. Su deseo, siempre decidido, sostuvo Bibliotecas, Foros sobre el autismo, encuentros europeos sobre la incidencia del psicoanálisis en lo social y un largo etcétera. Le rendimos homenaje publicando, con autorización de su hija Eve Miller-Rose, uno de sus textos inéditos: la presentación del Foro sobre autismo en 2010, "Lo que la evaluación silencia:' El lector mismo apreciará la actualidad de sus palabras y lo imprescindibles que siguen siendo hoy las orientaciones que en ellas nos da.

El homenaje es también para Serge Cottet, colega de la École de la Cause freudienne, quien siempre se caracterizó por su rigurosidad epistémica y por su riquísima experiencia clínica. De esto no tendríamos tanto conocimiento de no haber sido por su generosidad al compartir ese "equipaje" con nosotros. Muestra de ello es el texto que hoy publicamos en honor a él: Acerca de "Esquizografia": la psicosis y la lengua, un texto, hasta hoy inédito, sobre -a la vez- un inédito en castellano de Jacques Lacan1 que Serge Cottet leyó en el coloquio organizado por Guy Briole y Judith Miller en Val-de-Gráce en el año 2005, bajo el título El joven Lacan. En este texto —amablemente cedido por Guy Briole— Cottet lee al "joven Lacan", pero trayéndolo, tan joven como era (era el año 1931 cuando Lacan publicó esto), hasta su última enseñanza: se trata de una "Esquizografía" que apunta nada menos que a los nudos. Un texto que ningún psicoanalista -y, como tal, por fuerza interesado en la escritura, el trazo y los nudos- debería dejar de leer.

El texto de Cottet tiene ecos en una parte del eje de este número de la revista: la psicosis. Freudiana teje, en estas páginas, la relación entre esta y la libertad. En un primer momento, pareciera que son dos palabras que no tienen nada que ver: libertad y psicosis. Incluso podríamos decir que son antagónicas, que son intejibles la una con la otra —si se me permite la expresión—, por estar hechas de materias tan distintas.

Si bien Lacan, al inicio de su enseñanza, trata el tema de la libertad tomando a Hegel como punto central, también indica que la libertad de la que habla se refiere a ser libre respecto de la cadena significante, de un significante que representaría al sujeto. Libre, liberado, significa no estar encadenado inconscientemente a aquello del Otro a lo que el neurótico ha dicho "sí" y que le permite estar en el discurso, o le obliga a estar en él. De ahí lo que Lacan nombra como insondable en relación a una decisión que el sujeto toma respecto del S1 que en él dejará su marca. Por este motivo, Lacan también escribió que "no se vuelve loco el que quiere."2 Con lo que quería decir que hay ciertas "condiciones" para la locura.

Sin embargo, en este número, también vamos más allá de esto, pues en su última enseñanza, Lacan deja de referirse a la libertad desde este punto de vista y hace una suerte de "generalización" de la locura (que no la psicosis). Quizá podríamos decir que lo que ahí esta en juego, en esa parte "loca" de cada uno, se trata de Otra cosa, no del significante que remite a otro significante, sino de la falta general de un significante fundamental-dicho de otro modo: de la relación sexual que no existe. Es decir, se trata de la forma singular de gozar de cada parlétre.

Precisamente, en la clase del curso de Jacques-Alain Miller Causa y consentimiento aquí publicada, el tema gira en torno a la causalidad, la interpretación, el sentido y el papel que en todo ello desempeña la decisión del sujeto. Esta guía segura nos permitirá seguir el hilo en los artículos de los distintos autores que escriben sobre la libertad, la psicosis, la locura y el delirio, adentrándose en estos aspectos desde las distintas épocas de la enseñanza de Lacan. El caso clínico publicado en este número nos enseñará los matices que esto adquiere en lo particular de un caso, en el contexto de una dirección de la cura en una psicosis que facilita al sujeto un anudamiento por medio de una nominación que le permite circular mejor por el mundo.

La sección El XI Congreso de la AMP: las psicosis ordinarias y las otras, bajo transferencia enriquece aún más este eje que recorre todo el número. El texto de los directores del Congreso nos habla del campo ordinario de las psicosis y, con mucho detalle, nos muestra las sutilezas de su clínica. También contamos con el texto de Antoni Vicens sobre los autorretratos de loan Miró que, fruto de una larga investigación aun en curso, nos permite leer qué puede aprender el psicoanalista que anda detrás del arte. De la misma manera lo hará David Bowie, un dandy hipermoderno, en la sección Intersecciones, donde el arte y psicoanálisis vuelven a entrecruzarse.

En Lecturas nos encontraremos con el título del libro de Marie de la Trinité, de reciente aparición en castellano, Marie de la Trinité, de la angustia a la paz3 Paciente de Lacan durante tres años, ingresada en un hospital psiquiátrico para una "cura de sueño" -que ella vivió como mortífera- a punto de ser intervenida con una lobotomía, Marie de la Trinité es una referencia importante en la mística. de quien contamos con este valioso testimonio de su cura con el Dr. Lacan. Una verdadera joya reseñada en este número.

También podremos leer con la reseña del libro La práctica lacaniana en instituciones II: Soluciones, invenciones, en donde se pone de manifiesto la transferencia de trabajo en institución como un modo de hacer avanzar la clínica, a partir del trabajo de tres colegas.

¿Hacer avanzar la clínica? Esto es lo que también llevan a cabo los testimonios de los Analistas de la Escuela (AE) Una. Con su manera, siempre particular, de enseñarnos como obró el psicoanálisis en ellos como analizantes. Lo leeremos en los testimonios de pase publicados en este número, que versan específicamente: uno de ellos, sobre el complejo camino de la feminidad, el otro sobre el cuerpo y el tercero sobre el deseo del analista.

De avances también nos dará cuenta, de otra manera, la excelente entrevista realizada a Guy Briole en nuestra sección Signos de interrogación, en la que nos plantea una serie de puntualizaciones epistémicas y clínicas, destacando matices muy importantes de la obra de Lacan en relación a la locura, la psicosis, la libertad, la alteridad, entre otros aspectos. Las respuestas de Briole, que van directas al detalle, darán cuenta de que no solo en la clínica es relevante la minuciosidad, el matiz, el acercamiento con lupa a aquello de lo que tratamos, sino que la propia episteme requiere el mismo tratamiento preciso.

Claudia González4
Directora
gonzalez.claudia@icloud.com

Notas

1Lacan, Iacques. "Ecrits 'inspirés': Schizographie", De la psychose paranoiaque dans ses rapports avec la personnalité suivi de Premiers écrits sur la paranoia. París, Seuil, 1975, pp. 365-382. Publicado inicialmente en colaboración con J. Lévy- Valensi y Pierre Migault en los Annales médico-psychologiques, n° 5, diciembre de 1931, pp. 308-321.

2Lacan, Jacques. "Acerca de la causalidad psíquica." Escritos 2, Siglo XXI, Buenos Aires, p. 166.

3De la Trinité, Marie. Marie de la Trinité, De la angustia a la paz. Testimonio de una religiosa, paciente de Jacques Lacan. NED, Barcelona, 2018.

4Claudia González es psicoanalista en Barcelona, miembro de la AMP y de la ELP.